El proyecto CheckToBuild gana el Reto de Fundación Sando en los Premios Spin Off de la Universidad de Málaga

El proyecto CheckToBuild gana el Reto de Fundación Sando en los Premios Spin Off de la Universidad de Málaga

La propuesta CheckToBuild ha logrado superar el Reto tecnológico que Fundación Sando ha planteado este año en la XXIV Edición del Concurso Spin-Off de la Universidad de Málaga.

La Fundación Sando, en su apuesta por el apoyo a la innovación y emprendimiento, ha convocado este año un Reto dirigido a introducir tecnologías o sistemas basados en la industria 4.0 para los procesos de construcción en obra civil y en la conservación y mantenimiento de infraestructuras (ferroviarias, carreteras, aeropuertos, puertos, hidráulicas, etc.).

Tal y como se indicaba en las bases, se premiaría aquella solución que planteara el mejor modelo de negocio que resuelva la implantación de las tecnologías 4.0, como pueden ser: modelos 3D, realidad aumentada, robótica, IoT, cloud computing, big data, BIM, impresión en 3D, etc.

CheckToBuild, ideada como empresa emergente, ha concursado con una su propuesta para llevar a cabo un servicio automático de inspección en proyectos de construcción e infraestructuras y que se alinea completamente con el Reto de Fundación Sando.

La dotación económica del premio alcanza los 3.000 euros más los recursos sobre incubación, asesoramiento, formación y mentorización que proporciona la Universidad de Málaga.

En cuanto a los galardones que ofrece directamente la propia Universidad de Málaga, el proyecto MUSA, consistente en la creación de un Museo Accesible y propuesto por una estudiante de Máster en Traducción Profesional, ha conseguido el primer premio del Concurso Spin-Off 2020. Esta iniciativa pretende que la cultura esté al alcance de todos gracias a la realización de planes de accesibilidad cultural, fundamentalmente destinados a personas sordo-ciegas.

El objetivo del Concurso Spin-Off consiste en impulsar la actividad emprendedora de los universitarios promoviendo la concepción y consolidación de ideas con potencial de convertirse en empresas basadas en el conocimiento o de tener capacidad de resolver desafíos tecnológicos como en el caso Fundación Sando.

En la anterior edición el premio al Reto tecnológico de Fundación Sando fue para la elaboración de un sistema inteligente de monitorización de parámetros técnicos en distintas estructuras que pudieran indicar con precisión su comportamiento en todo momento con el fin de identificar patologías.